CONDUCTAS PARA DISTINGUIR EL ACOSO ESCOLAR

 

•  Amenazas verbales (insultos, burlas, rumores, apodos y menosprecios en público para

    poner en evidencia a un alumno);

•  Comportamiento encaminado a atacar la autoestima del alumno y aumentar su

    malestar causando ansiedad, miedo e inseguridad escolar;

•  Aislar del grupo al alumno, creando sentimientos de marginación y soledad;

•  Intimidación cibernética hacia un alumno, o “ciberbullying”, a través de medios

   electrónicos como páginas de internet y teléfono celular;

•  Maltrato físico perpetrado en contra de un alumno;

•  Destrucción de los objetos personales de un alumno;

•  Abuso sexual en contra de un alumno;

•  Persecución física y/o psicológica en contra de un alumno, al que se elige como

    víctima  de repetidos ataques.

 

CONDUCTAS DEL ALUMNO AGRESOR

 

•  Ausencia de empatía e incapacidad para percibir el dolor ajeno;

•  Actitud dominante;

•  Impulsividad;

•  Egocentrismo;

•  Bajo rendimiento escolar;

•  Consumo de alcohol y drogas;

•  Prácticas de crianza inadecuadas, autoritarias o negligentes;

•  Maltrato intrafamiliar;

•  Poco tiempo compartido en familia;

•  Baja autoestima; o

•  Pocas habilidades de relación.

 

CONDUCTAS DEL ALUMNO AGREDIDO

NOTA: El presente Catálogo constituye una guía de carácter orientativo para identificar posibles circunstancias y/o conductas constitutivas de Acoso Escolar.

•  Baja autoestima;

•  Pocas habilidades de relación;

•  Discapacidad o minusvalía;

•  de comunicación;

•  Escasa participación en grupo;

•  Relación deficiente con compañeros;

•  Comportamientos diferentes a los alumnos

    dominantes en el grupo;

•  Incapacidad para reaccionar ante las

    primeras situaciones de violencia; o

•  Bajo rendimiento académico.